Valoración y tasación de un misterioso San Juan Bautista del s. XVII

San Juan Bautista, manuscrito miniado, simbolismo, iconografía, tasación de manuscritos

Hace años tuve en venta un documento del siglo XVII con varias páginas bellamente miniadas sobre pergamino.


Se trataba de una executoria de hidalguía, es decir, una sentencia judicial que reconocía a alguien ser "hijo de algo". Con los ojos de hoy tal cosa puede parecer banal, pero en el Antiguo Régimen conseguirla tenía consecuencias prácticas muy importantes.


La primera de ellas es que los beneficiarios dejaban de "pechar", como llamaban a entrar a la parte correspondiente de los tributos que el Rey recaudaba sobre los vecinos de cada pueblo. Además, dicho reconocimiento judicial era hereditario e imprescindible para acceder a puestos en la Administración del Estado, en la Justicia y en el Ejército.


Es por ello que las sentencias se mandaban caligrafiar sobre buen papel, pergamino o vitela y -si había medios económicos para ello- decorar con pinturas de gran calidad, como en éste caso. 


Las ejecutorias son una de las tipologías documentales antiguas que más frecuentemente se encuentran en el comercio puesto que todas las familias de abolengo las tenían y muchos de los descendientes las han ido poniendo en venta.


Existe un activo coleccionismo y por lo tanto alcanzan buenos precios en el mercado en función de su calidad artística, importancia social del beneficiario, extensión del texto (muchas veces contienen las historias familiares con todo tipo de prolijos detalles), y otros factores.


Sus cotizaciones alcanzan cifras que están normalmente entre los 3.000 y los 12.000 € según su calidad (siempre teniendo en cuenta que difícilmente se puede generalizar en el mercado de los manuscritos, puesto que todos son únicos, y menos aún cuando el valor intrínseco que más determina los precios es el artístico, de por sí absolutamente variable).


Considérese también que, además de las Ejecutorias de buena o alta calidad como la que nos ocupa, abundan mucho los ejemplares inferiores con mala pintura o sin ella, sobre papel, en mal estado, etc., cuyos valores de mercado no tienen nada que ver con los que menciono.


Continuará...


(si os gusta y queréis que os mantenga informados, dejadme el correo electrónico)