La tasacion documental como proceso piramidal

La pirámide de la tasación de libros antiguos y modernos

 

 

El vídeo que acompaña a este post es la grabación de una de las clases de mi Curso on line de tasación de libros.

 

En ella se analizan los aspectos más concretos de la práctica de la tasación de los libros antiguos y  modernos y  expongo los “secretos” de mi práctica profesional en la tasación de libros.

 

En el vídeo pienso en voz alta explicando cómo “miro” yo los ejemplares y cómo “hago” luego para tasarlos.

 

Son mis “recetas” particulares, las que enseño en el curso.

 

Las pequeñas cosas que no están en ningún libro y que los profesionales generalmente no le contamos a nadie:

 

 

  1. ¿Cómo identificar un libro y  no meter la pata?

  2. ¿Qué, cómo y dónde hay que mirar en un libro antiguo para acertar en la tasación?

  3. ¿Cuál sería el valor de mercado de un ejemplar completo y perfecto y cómo estimar la minusvalía -o la plusvalía- que provocan las taras o los méritos adicionales del ejemplar concreto que estemos tasando?

  4. ¿Cómo y por qué hay que proporcionar el tiempo y el esfuerzo dedicado a la tasación de cada libro?

  5. ¿Qué valor tendría un libro si fuera extremadamente raro?


    En el artículo hablo extensamente sobre los 5 “secretos”, pero hay que ver también el vídeo, más abajo:

 

 

La tasación de libros antiguos, como la tasación de bienes en general, podemos representarla como una pirámide con cinco niveles cuya cima la constituye la tasación o cifra a la que llegaremos con nuestros cálculos. Vamos a subirla:

 

  1. Nada más peligroso que equivocarse al identificar un libro cuando estamos tasándolo. Las consecuencias siempre son muy serias, independientemente de la finalidad.

    Pueden llegar a ser, incluso, consecuencias judiciales.

    Si la identificación falla, puesto que es la base de todo, la pirámide se derrumba sin más.

    Hay que hilar muy fino y tomar todas las precauciones posibles pero a sabiendas de que somos humanos y de que meteremos la pata alguna vez (mejor que no se entere nadie).

  2. La pirámide tasadora sube, pero torcida o falta de cimientos, si en el segundo nivel no acertamos a detectar los defectos y faltas de nuestro ejemplar junto con los méritos adicionales que pueda tener.

  3. Y ya estamos en el tercer nivel, a mitad de la escalada.

    Hemos identificado correctamente el libro y también hemos visto sus méritos y deméritos más importantes.

    Como siguiente paso estimaremos su valor cultural.

    Luego investigaremos el mercado.

    ...Y empezamos a hacer cábalas sobre cifras contradictorias.

    ¿Cuál será el valor de mercado real?

    ¿En qué medida se ve disminuido dicho valor por aquel roce en la encuadernación, o aumentado por el superlibris del Duque de A...?

    Resumiendo : no está tan claro, ni mucho menos.

  4. Pero has llegado al cuarto piso, estás cerca del momento crítico en el que           tendrás que mojarte y decir cuánto "vale" el libro.

    Cuanto más lo piensas más te pesa la responsabilidad y aplazas, si puedes, el momento de las conclusiones.

    Pero quizá le hayas dedicado demasiadas horas de trabajo y de preocupación a un libro que nunca podría tener un valor de mercado superior a 600 €, por ejemplo.


    O a la inversa:


    No hiciste tus deberes y quieres resolver sin esfuerzo de investigación, de tiempo y de ingenio una tasación que podría, quizá, resultar millonaria.

    Pues el vértigo es tan dañino como la despreocupación.

    Tienes que proporcionar tu esfuerzo intelectual, tu trabajo ¡y tu preocupación! a los potenciales resultados que previsiblemente pueda arrojar la tasación que estés realizando.

    Es absurdo dedicar horas de esfuerzo a tasar un libro que no vale apenas nada, y eso se sabe a primera vista.

    Pero sería imprudente y necio no poner toda la carne en el asador si cabe en lo posible que el ejemplar alcance un alto valor de mercado.

  5. Y así llegamos al quinto piso, que está en la cumbre de la pirámide.

    Pero este punto al que tanto esfuerzo te ha costado llegar quizá sea el verdadero comienzo de las dificultades.

    Aquí el aire se “enrarece”, y no empleo la palabra "enrarece" por casualidad.

    El mundo está lleno de libros rarísimos que no valen nada, o apenas nada.

    La rareza es una condición muy importante, pero por sí sola no indica valor económico.

    La rareza hay que relacionarla  con la demanda que exista en el mercado sobre una determinada obra, autor, edición, temática y todos los demás factores que afecten al ejemplar.

    Aunque es cierto que los libros verdaderamente valiosos suelen ser también extremadamente raros.

    Y por esola rareza podríamos considerarla como uno de los últimos niveles del proceso piramidal que constituye una tasación de libros:

    en la rareza, que nos puede llevar a la estratosfera del valor económico (y generalmente también del valor bibliográfico, histórico, artístico, literario...)

 

Para volar por el aire sutil de la rareza los tasadores de libros necesitamos buenas alas :

  •  Con mis cursos aprenderás a tasar correctamente desde los puntos de vista conceptual, metodológico, normativo y formal.

Aunque además necesitas otras cosas.

 

Una parte también te la proporciono yo en mis cursos. Las demás son cosa tuya:

  • Amor por los libros; conocimientos enciclopédicos; ingenio; intuición...

  • Mucho estudio, familiaridad y conocimiento de los libros y del mercado.
  • Experiencia de la innumerable casuística que se presenta en la tasación de libros.

 

 

ALGUNAS REFLEXIONES

 

Si hacemos una tasación de libros para nosotros mismos no pasa nada si nos equivocamos.

¿O sí que pasa? : 

Le dejaremos a nuestros hijos una herencia ficticia si tasamos disparatadamente alto, por ejemplo. Esto sucede, lo he visto.

 

O quizá menospreciemos nosotros mismos el valor de nuestro patrimonio en libros, y esto sí que es muy frecuente. Mucho más de lo que parece.

¿Sigues pensando que no pasa nada? 

 

Pero eso no es todo

Si la tasación la tienes que hacer para terceros, prepárate...

 

Imagina que tu tasación se utiliza en un procedimiento judicial.

Tu informe lo verán los contrarios, lo mirarán con lupa y lo cuestionarán todo, incluso a ti mismo y a tu cualificación profesional.

Encontrarán todas las incoherencias y te obligarán a explicar el razonamiento que desemboca en la cifra que has escrito en el informe.

Si no puedes razonar tu tasación lo más probable es que pierdas el juicio.

Piénsalo.

 

 

Pero no te desanimes. Tasar libros no es tan difícil. Y yo te ayudaré.

Además es apasionante porque tasando libros y documentación en general se amplían tus horizontes culturales.

Lo que sucede es que en el mundo hispano no había tradición ni apenas ocasión de formarse en tasación de libros. Pero eso ha cambiado.

Es un problema con raíces históricas y culturales que afecta a casi todos los sectores de actividad económica, pero mucho más a los  que tienen mercados muy opacos como sigue siendo el mercado del libro antiguo, pese a Internet.

 

Ahora puedes solucionarlo formándote en tasación de libros.

  • Mejorarás tu curriculum.

  • Te abrirás nuevas oportunidades laborales trabajando como perito para los juzgados o haciendo tasaciones para las compañías de seguros, particulares y empresas.

  • Realizarás tu propia valoración patrimonial si eres propietario de una biblioteca, bibliófilo o coleccionista.

  • Y disfrutarás si te gustan los libros.

 

 ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

 

Mira el vídeo si no lo has hecho todavía.

 

 

APÚNTATE AHORA a mi  Curso on line de tasación de libros, 1.

 



-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

 

Muchas gracias por leerme.

 

 

Felipe Martínez

 

 

 

P.S. : ¿qué piensas tú de todo esto? : prometo responder a tus observaciones.

 

 

Sígueme en tus redes y comparte

 

 

 


Cartel del curso on line de tasación de libros - I


       DÉJAME TU CORREO                           ELECTRÓNICO.

    Puedes darte de baja con un click


Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.